martes, abril 10, 2007

Cronos
Ordenaba el otro día papeles y facturas de un archivador. Miré y vi. Allí había notas que yo no había escrito. Planos de lugares que no había visitado. Extractos bancarios de otro banco que no es el mío. Efectivamente, lo que sospechaba, el papeleo va por delante de mí. Debo darme prisa. Me he dormido en los laureles.

6 comentarios:

Juan Domingo dijo...

A primera vista parece una reflexión inocente, pero en el fondo es un cuento (breve) de terror. ¿También una metáfora?
Un saludo cordial.

Diarios de Rayuela dijo...

Qué gran cuento.
Monterroso sentiría envidia.

conde-duque dijo...

Ratifico lo que ha dicho Diarios. Es un gustazo poder pasarse por aquí y salir un poco mejores (sonrientes, pensativos, descolocados...).

la luz tenue dijo...

Gracias.

La Solateras dijo...

¿Te han dicho que algunos de tus escritos recuerdan a Millás? Este es uno de ellos

la luz tenue dijo...

Puede ser, Solateras. A mí de Millás me gustan más sus artículos que sus novelas.