lunes, noviembre 03, 2008

Bruce Lee

Media mañana.
Se acerca un señor a la ventanilla para enviar una carta certificada. Es un señor chino, o japonés, o coreano, y veo que se parece extraordinariamente a Bruce Lee, el rey de las artes marciales de mi adolescencia. Hasta sonríe como sonreía él. Furia oriental, Operación Dragón. Recuerdo el cine Astoria, las butacas rojas, las sesiones dobles y continuas de los domingos. La oscuridad, los sueños. El acomodador que se cabreaba y apuntaba con la luz de la linterna a los que alborotaban. Las risas. La música, Laura Antonelli en las películas italianas. La vida, que hierve. Los sueños. La carta, que pesa, que franqueo, que cobro. Bruce Lee, que se marcha.

2 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Pues a ver si era él, Martín.Creo que con Bruce Lee hay una leyenda como la de Elvis o Marilyn. Dicen que no ha muerto ;-)
Muy bueno el apunte, tío.

Diarios de Rayuela dijo...

Prefería a Laura Antonelli.
Siempre he sido pacifista.