lunes, marzo 28, 2011

Deporte

Me hacen jugar de defensa. Aunque estoy confundido, yo sé que soy muy bueno y que debería ser delantero. Delantero centro y marcar goles. Correr la banda y celebrarlo. Sé celebrar los goles mejor que nadie. Lo he practicado. Lo veo en la tele.

El entrenador dice que todos somos importantes en el equipo, que todos tenemos nuestra función. No soy un chupón, entreno más que nadie, pero hace que juegue de defensa. ¿Defensa de cierre? Dice que la pelota puede pasar pero el contrario no. Que tengo que cargarme al contrario, que suelte leña.

Para eso estoy, para soltar leña. ¿Es esto vida?

4 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Véngate y sube de vez en cuando a rematar algún córner

Alice se perdió dijo...

Mira Gadafi...

Besos,

la luz tenue dijo...

Pero es que yo quiero meter goles y celebrarlo mucho, y mirar al cielo, y besarme el anillo, y que las chicas del cole se enamoren de mí, y que me pregunten los profes cosas importantes aunque yo siempre conteste lo mismo.

No es lo mismo ser el más odiado que el más querido.

la luz tenue dijo...

Mejor: No es lo mismo ser el más odiado que el más amado.

Suena a más hombre, a más macho.