viernes, enero 16, 2009

Frío

La mujer que ayer vi cruzar la calle llevaba todo el frío del mundo en su mirada. Ni sus brazos cruzados sobre su pecho ni sus pasos largos pudieron evitar que sintiera como una tarea urgente la de hacer una hoguera al lado del semáforo, para cuando ella llegara a esta orilla de la calle.

3 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Es más práctico abrazarla, Martín ;-) Por nosotros no te cortes.
Un abrazo

la luz tenue dijo...

O dar calor, Miguel, que estamos en época de frío.
Un abrazo.

BB dijo...

Abrazo y calor suman compañía...