lunes, septiembre 20, 2010

Domingos

La gente se queja de los domingos. Los domingos son para descansar del fin de semana, y para esperar la semana que viene, que llega, que está ahí, a horas vista, al final del precipicio. Los domingos son una especie de tiempo muerto. Yo creo que los domingos amanecemos con ojeras más desmejoradas, si cabe.

Yo todavía sigo haciéndome propósitos los domingos. Con lo mayor que voy siendo y no escarmiento. Todos los días me propongo cosas que al minuto siguiente, al día siguiente, cumplo, pero los domingos más y con más intensidad. Me propongo un horario para escribir, me propongo no beber demasiado para acabar con la barriga cervecera, me propongo dedicarme cierto tiempo a mí mismo, me propongo pedalear en la bici estática. Nunca lo cumplo, nunca cumplo nada.

Pero todos los domingos me parece que el lunes comenzará una nueva etapa en mi vida.

5 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

Suerte de ti, si un día me autodestruyo será en domingo.

Arancha C. dijo...

Yo he pasado un domingo entrañable forrando con aeronfix pegajoso por lo menos 20 libros y cuadernillos de Primaria. Quizás odio los domingos porque justo dejo para el domingo las tareas que más me desagradan y que parece que nunca tengo tiempo de hacer si no es en domingo. Me gustaría que me gustasen, pero no hay manera: después de la comida del domingo, invariablemente me cambia el humor. ¡Es como si llegase el fin del mundo!

Miguel Baquero dijo...

A mí eso me pasa los diciembres, que voy a empezar una nueva vida, y para el día 15 de enero ya me doy cuenta que la nueva vida no es para tanto, y que el próximo diciembre será la definitiva,esta vez sí.

Lo de la tristeza de las tardes de los domingos es algo universal; yo he visto hablar de ello hasta en una peli japonesa, y mira que esa gente parece que va a gusto a trabajar

BB dijo...

Los mejicanos dicen algo, que creo es bueno poner en práctica. Por qué dejar para mañana, lo que puedes hacer pasado mañana?
Los buenos propósitos, no son nada más que eso, buenos...
Los domingos son tristes, pero los lunes deberían ser martes...
Un abrazo
BB

José Luis Ríos dijo...

Yo también creo que los lunes, todos, comenzará una nueva etapa en mi vida. Creo que no hay que llegar al domingo cansado, sino con fuerzas suficientes para disfrutar. Nos han hecho creer que el fin de semana es para descansar. Pues no, hay que descansar cada día, y no llegar al fin de semana tan cansados que no tengamos ganas de nada.

Saludos