lunes, noviembre 22, 2010

Tortuga (III)

En época de apareamiento el macho persigue a la hembra con urgencia, empujándola y llegando a morderle las patas. Cuando la hembra se detiene es el momento, la señal convenida para el apareamiento.

El macho se encarama encima y se consuma la cópula. Es entonces cuando el macho alarga el cuello hacia delante de una forma extraordinaria, increíble. Hay zoólogos que dicen que ese alargamiento del cuello es para mantener el equilibrio. Otros dicen que es porque en ese momento, en esas milésimas de segundo, el animal percibe la eternidad.

2 comentarios:

Alice se perdió dijo...

¡Guau, cómo mola el orgasmo tortuguil! ¿Y de ella no dicen nada los científicos?

la luz tenue dijo...

Sí, si, Alice. Por ejemplo, hablan de que las tortugas de las Islas Galápagos han vivido tanto debido a la calidad de sus orgasmos.