jueves, noviembre 04, 2010

Esas vidas

De la biblioteca cojo Esas vidas, de Alfons Cervera. Es un librito duro, poco emotivo, casi cruel, en el que el autor narra los últimos días de su madre, una anciana a la espera de la muerte, y bucea en sus recuerdos.

En la página 50 hay un papelito doblado con una receta de madalenas caseras, legado (u olvido) del anterior lector (o lectora) del libro.

Dudo si dejar yo también una entre estas páginas. Por ejemplo, repápalos en salsa, una de las recetas que más me gustan de mi madre.

5 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

Yo me he encontrado hoy un vale del anterior prestamista del libro, una chica, ojalá se quede el mío y formemos una cadena.

aliceseperdio dijo...

Me gusta el punto de dulzura que pone la receta de la magdalenas al libro de Alfons Cervera. Como siempre, lo que escribes me toca una cuerda. Gracias, José Manuel.

Mamen Alegre dijo...

He soñado con encontrar tesoros, mapas y declaraciones enigmáticas que me llevaran a aventuras inimaginables dentro de los libros que me prestaban o que sacaba de la biblioteca, ya no, pero mi madre sigue cocinando repápalos con leche y canela, cuando se acerca la Semana santa.

Gracias por seguir regalándonos pequeños tesoros en este libro sin papeles.

Miguel Baquero dijo...

Una escena sobrecogedora, tierna, fantástica. Pon la receta, por qué no. A veces pienso que podrñian formarse maravillosas cadenas de intercambio de mensajes entre los lectores que toman en prestamo libros de las bibliotecas...

la luz tenue dijo...

Gracias, amigos, por los comentarios.

Siento no haber podido volver al blog hasta ahora.