miércoles, mayo 09, 2012

COMUNIDAD DE PROPIETARIOS (segundo B)

En la mesita del salón están los cafés y las pastas, y unas servilletas de papel muy bien dobladas en sus esquinitas. Por la ventana abierta entra un poco de fresco. En la tele, un debate, y el presentador no está sentado sino que corre de un lado a otro, señalando a la gente con una carpeta que lleva en las manos. Pili y las tres mujeres que la acompañan hablan sin quitar la vista de la pantalla. Sentadas en el sofá. Las espaldas rectas, las piernas juntas, las manos apoyadas en las rodillas. Alargan el brazo y toman el café a sorbitos, como si estuvieran purgándose. Seguramente las pastas se quedarán en la bandejita, porque engordan mucho y tienen grasas de las malas, como “las de nuestros culos”, dice Pili. Hablan del cubano con el que ella sale, y todas están muertas de envidia. Le piden detalles y ella se hace de rogar, pero finalmente lo contará todo, hasta lo que ella sueña que suceda.

2 comentarios:

Alice vio la luna... dijo...

Hablando de cubanos, no me las imagino tan formalitas... Yo les pondría unos gin-tonics y aceitunas. :-)

la luz tenue dijo...

Todo se andará. Acaba de conocer al cubano. Creo que van a ir a bailar...