martes, octubre 02, 2007

Gorrión
Y el pajarito planea levemente hasta aterrizar sobre la acera y, después de agitar sus alas como si alguien invisible extendiera una servilleta para comer, recoge con su pico una miga de pan, como si se dignara darnos una limosna.

2 comentarios:

Marta dijo...

¡¡Qué hermosa imagen!! Tan tierna y en sólo tres líneas. Encantador :)

la luz tenue dijo...

Hola, Marta. Gracias por pasarte por aquí.