domingo, enero 13, 2008

Cuadernos
Releer cuadernos antiguos, de los tiempos en los que no existían ordenadores, produce un temblor enorme. Quitarle el polvo, pasar la yema de los dedos por sus tapas. Ver cómo ha cambiado nuestra letra, cómo escribíamos y lo que decíamos.
Lo que decíamos era lo mismo que decimos ahora, pero con otras palabras.

3 comentarios:

Mabalot dijo...

"Lo que decíamos era lo mismo que decimos ahora, pero con otras palabras."
Sí, tan cierto. Ver cómo ha cambiado la letra...

TERESA, LA DE LA VENTANA dijo...

Es cierto. Esas excursiones al pasado nunca dejan indiferente, precisamente por eso, porque el pasado, que tanta fama tiene de ser materia muerta, puede terminar estando demasiado vivo...

la luz tenue dijo...

Todo se repite y da vueltas.
Lo único que podemos pedir es un poquito de serenidad y menos prisa para todo.