martes, julio 15, 2008

Málaga
En los chiringuitos había camareros que andaban entre las mesas como los toreros en la plaza. En las mesas, platos de pescado con el lomo dorado y aceitunas respingonas. Cervezas frías, manteles de papel, pan en colines y moscas habituales que se sabían el camino hacia la espalda desnuda de los clientes.

3 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Qué alegría tenerte de vuelta, JM...

la luz tenue dijo...

Gracias, bienvenida tu también de tierras lejanas.

la luz tenue dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.