jueves, septiembre 18, 2008

Mirada
Nunca se mira tan bien por una ventana como cuando se hace desde la de la habitación de un hospital.

5 comentarios:

conde-duque dijo...

Totalmente cierto.
PD: yo lo dejaría como "...se hace desde la habitación de un hotel"

conde-duque dijo...

joder: hotel no, hospital.
Ciao.

miguel baquero dijo...

Por suerte, nunca he estado interno en un hospital. Las veces que he mirado a través de la ventana de uno ha sido porque iba de visita, y siempre he sentido lástima de aquel pobre al que le toca la cama de la pared.

No he tenido tiempo de hablar del post anterior, pero es cojonudo. Bueno, igual que éste. Igual que casi todos. Un abrazo y enhorabuena, Martín

la luz tenue dijo...

Tienes razón, Conde. Queda mucho mejor.

la luz tenue dijo...

Pues sí, Miguel, esa lástima por el que está interno también la siento yo (aunque menos, claro está) por el acompañante.
Yo miro desde la ventana del hospital Nuestra Señora de América, y veo a la gente que anda (y corre) por la calle Arturo Soria, y me da un no sé qué. Estoy así bastante tiempo, mirando por la ventana, y me gusta, y siento un poco (poquito) de fresco.