lunes, octubre 31, 2011

Ascensor

Qué sería del peinado de los presumidos mañaneros sin los espejos de los ascensores. Coincido todas las mañanas con una vecina que en lo que bajamos cuatro pisos se acicala tanto que solo le falta el neceser y la bata.

3 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

El espejo de ascensor es ese cabrón que, cuando vas con más prisa, te revela de pronto que te has dejado medio lado de la cara sin afeitar...

la luz tenue dijo...

Conozco a uno que. si va solo, apoya la frente el el cristal y siente cómo se refresca su pensamiento.

Alice vio la luna... dijo...

¡Qué eficaz! ¿en sólo 4 plantas?