jueves, octubre 27, 2011

Periódicos

Llueve. Oigo la lluvia en la ventana mientras escribo a estas horas de la mañana. Tomo un café y deseo que la lluvia arrastre toda la suciedad. Que limpie y purifique. Que se lleve por delante esta sensación de estafa que le queda a uno al leer los periódicos en el ordenador. Porque leer el periódico en el ordenador es peor que leerlo en papel. Parece como si, al estar condensado el contenido, las noticias de internet fueran más iracundas, con los titulares más gordos, superlativos. Las leemos rápidamente, como resumidas, por encima. El mundo va a peor, los sinvergüenzas siguen campando a sus anchas, no sabemos si mañana cobraremos una pensión.

Las noticias del periódico, que se compra en el kiosco, que se tiene en las manos, y cuyas páginas pasamos, si acaso, mojándonos levemente la yema de un dedo, se pueden abordar como un conjunto heterogéneo, detenernos en las que nos parezca, y tomarlas con tranquilidad, y hasta meditar sobre ellas. Se nos atragantan, pero menos. Al final podemos pintarrajear unos anteojos y bigote a Elena Salgado o a Esperanza Aguirre, y eso ayuda a metabolizar la realidad.

5 comentarios:

J. G. dijo...

pintar bigotes, muy bien, y quitáselos a otros también

Laura Uve dijo...

Mucha lluvia se necesita para limpiar tanta suciedad...

Un abrazo!!

Alice vio la luna... dijo...

Sí, la prensa en internet no tiene tanta magia, y además, no sirve para iniciar un fuego en la chimenea cuando llueve fuera.

Abrazos,

Miguel Baquero dijo...

Eso es verdad, no había caído en lo de los bigotes, que siempre es un ejercicio catártico.

la luz tenue dijo...

A veces me hago el firme propósito de no leer los periódicos, de no ver las noticias en la tele... Pero no puede ser, necesita uno estar impregnado de la realidad "grande", de esa realidad que se complementa con la "pequeña", la cotidiana, que es la que de verdad nos importa.