miércoles, marzo 14, 2007

Vecino
Hay un vecino que mira por la mirilla. Siempre está ahí, espiando. Su mujer le manda a la compra todas las mañanas. Está jubilado. Huele a colonia de hace muchos años, esa con olor a cuero y a sombrero de fieltro. Debe andar mal de salud, porque cuando le encuentro en el portal y le pregunto qué tal está, siempre me contesta: “jodido, jodido”. Cuando sale a la calle le da caramelos a los niños y le dice palabras amables a las mujeres, de las de la época de los tranvías (hace un tiempo colosal, me temo que lloverá ).
Luego vuelve a casa y sigue mirando por la mirilla.

3 comentarios:

Diarios de Rayuela dijo...

¿Será Varon Dandy?

Diarios de Rayuela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la luz tenue dijo...

También había en las peluquerías un frasquito de Abrótano Macho,un mejunje que, por su nombre, debía contener testosterona, para después del afeitado.