viernes, julio 06, 2007

Expurgado de Zeppelin

A los álbumes de cromos siempre le faltaban algunos y eso era la vida: un álbum incompleto con páginas manoseadas. Comíamos pastelitos tigretones mientras nos preguntábamos cómo no nos habíamos fijado hasta entonces en los pechos de las chicas. ¿A dónde habíamos mirado y qué había más importante que aquello? ¿Tenían algo que ver la filosofía platónica o la revolución industrial o las fórmulas químicas con las miradas de aquellas muchachas que ahora usurpaban nuestros pensamientos? En la hora del recreo ellas cuchicheaban y nosotros nos propinábamos codazos, y acudir a clase de gimnasia era un acicate para rememorar nuestras emociones el sábado por la tarde. Nuestros pensamientos eran difusos y una lluvia fina calaba nuestros corazones.

2 comentarios:

Malegar dijo...

Me voy conformando con los expurgados, porque el libro no acaba de llegar, andan a la busca y captura de uno que hay por Valencia, a ver si tengo suerte y antes de que acabe el verano lo leo.
Estos expurgados son las migajitas que llevan al paltel.
Saludos, y feliz verano.

la luz tenue dijo...

¿Cómo es posible, Malegar, que un libro editado por Pre-textos y con una muy buena distribución no llegue a Badajoz? No me lo explico, de verdad. Me permito recomendarte que busques en otra librería, a ver si hay suerte.
Saludos, y lo mismo te digo: a disfrutar del verano.