jueves, mayo 17, 2007

Elecciones
Lo vi mientras caminaba: una máquina municipal, de esas verdes, barredoras de aceras, derrapó en una rotonda y volcó. El conductor salió por su propio pie y se quedó mirando, como yo, las dos enormes escobillas batiendo el viento y lanzándonos un polvo sucio.

1 comentario:

Diarios de Rayuela dijo...

Aprovecho que andaba más arriba sumándome a las enhorabuenas por la publicación del libro y su puesta a la venta, para decirte que esta entrada, que he leído ya hace unos días, para mí es una de las mejores. Y lo jodido es que no sabría decirte por qué.