martes, mayo 08, 2007

Realidad
Noten ustedes que no es oro todo lo que reluce. Noten, además, que en ocasiones nada reluce.

4 comentarios:

Malegar dijo...

Cuando nada reluce, hay que limpiar el cristalino con solución de alegría, esta suele neutralizar perfectamente las manchas de tristeza que lo empañan.
El único problema, es que las máquinas expendedoras de este líquido a veces se atascan.

Lectora de la obra en sí dijo...

Yo me sabía una canción de infancia en la que relucían cosas muy curiosas. Empezaba así: «Qué es aquello que reluce / ¡Uce! / En lo alto del castillo / ¡Illo!...». Los choques de civilizaciones provocan, también, estas anomalías culturales.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Eso era una estrofa de "Carrascal...", ¿o la memoria me falla?

lectora... dijo...

Sí, de esa. La infancia, ¡esa sí que relucía, a pesar de lo que fuera!