miércoles, mayo 16, 2007

Insomnio
De madrugada. La luz amarilla del flexo. Solo el ruido del ventilador del ordenador. Leo. Levanto la vista. A esta hora de la noche me convenzo de que el sueño llegará si realizo los movimientos con lentitud.

6 comentarios:

Ana Pérez Cañamares dijo...

Yo lo sospechaba: mis movimientos enérgicos y crispados mientras me pongo el pijama, ahuyentan al sueño.

Diarios dijo...

Nada ni con esas, desengáñate Luz, lo sé bien.

(¿Para cuándo el libro? Me he ido poniendo al día con tu blog -ya sabes que he estado liado- y he visto el anuncio unas entradas atrás. Me alegro un montón y lo espero con impaciencia.)

la luz tenue dijo...

Es mejor moverse lentamente, pegado a las paredes, en silencio, para que el insomnio no nos descubra, Ana. Lo malo es que casi siempre nos descubre.
Un saludo.

la luz tenue dijo...

Pues sí, Diarios, mi libro está a punto de salir. Es más: ya debería haber salido hace unas semanas.
En fin, en cuanto esté en las librerías lo diré en este blog, para que lo sepais todos los amigos.
Un saludo.

Mabalot dijo...

Más te vale, Luz Tenue, y es una amenaza. El día que salga tu libro nos lo anuncias aquí y yo me planto en una librería y lo leo ya de camino a casa, mientras ando, esquivando farolas y mujeres con escote.

Me alegro mucho; se ve que no está todo perdido en el mundo editorial. Y además me alegro porque Pre-Textos (¿es Pre-Textos, no?) es de las mejores editoriales. Y la que más me gusta, personalmente.

Un abrazo.

la luz tenue dijo...

Gracias, Mabalot.
Sí, es Pre-textos la editorial.
Pero tampoco hay que exagerar: a los escotes tampoco deberíamos perderles la pista.
Un abrazo.