miércoles, noviembre 22, 2006

Intruso
El intruso se sienta en la cama. Ha recorrido la casa, abierto los armarios y manipulado el mando a distancia del televisor. Llegó aquí porque la puerta estaba abierta. Sigue sentado en la cama. Se mira en el espejo. Se mira y entonces recuerda que no es un intruso: esta es su casa, este es su dormitorio, este es su espejo.

2 comentarios:

mabalot dijo...

Me encanta. Llego a ti a través de El evangelio de la risa loca. En un día encuentro dos tesoros.

la luz tenue dijo...

Me alegro de que te guste, malabot. Yo también te visitaré.